Dra. Alia Esquivel Salmán - Psicóloga


 


 

La disociación es un mecanismo psicológico de defensa, en donde la identidad,

la memoria, las ideas, los sentimientos o las percepciones se

encuentran separadas del conocimiento consciente.

 

_________________________________________________________________________________

 

 

Disociar significa separar una cosa, de algo con que antes estaba unida.

 

Los trastornos disociativos son un grupo de síndromes que se caracterizan

por perturbaciones en la conciencia, en la identidad, en la memoria

y en la conducta. Estas alteraciones generalmente están

 relacionadas con traumas psicológicos.

 

Todo el mundo podemos disociarnos. En ocasiones no recordamos

parte del recorrido que hicimos del trabajo a casa porque nos preocupaba algo

o por ir escuchando la radio. Sin embargo, otras formas de disociación provocan una

ruptura entre las sensaciones y las percepciones de los hechos de la vida.

 

 

Los trastornos disociativos incluyen amnesia disociativa, fuga disociativa

y trastorno de identidad disociativo. Estos trastornos son precipitados comúnmente

por el estrés, por un acontecimiento traumático, un accidente, un desastre o un conflicto

interno tan insoportable, que la mente es forzada a separar lo inaceptable

del pensamiento consciente.

 

 

 

 

 

 

Amnesia disociativa

 

La amnesia disociativa es una incapacidad para recuperar información

importante, que no puede justificarse como un olvido normal.

 

Generalmente la pérdida de memoria incluye la eliminación de información

habitual como el propio nombre y apellidos. Durante un episodio amnésico, algunos

individuos pueden mostrar desorientación, perplejidad y tendencia a deambular.

 

Los amnésicos disociativos, habitualmente tienen lagunas mentales que se

extienden desde unos minutos hasta la vida entera. Se enteran de que se han

perdido en el tiempo solo cuando los demás se lo dicen.

 

 Estos padecimientos son frecuentes en personas que han ido a la guerra,

que han sufrido accidentes, que han presenciado desastres naturales o que han

sido víctimas de violencia o abuso sexual. Igualmente el abandono, la muerte de un ser

querido, la ruina financiera, la culpabilidad, la conducta criminal y los problemas graves, son

factores que influyen en el desarrollo de la amnesia disociativa.

 

______________________________________________________________________________________

 

 

 

 

Fuga disociativa

 

La fuga disociativa se caracteriza por huidas del hogar o del trabajo

con incapacidad para recordar segmentos o todo el pasado. Algunos individuos

muestran confusión por su identidad y otros toman una nueva. Es como si huyeran

de algo, pero no estan concientes de la fuga.

 

Después del episodio, muchos individuos no pueden recordar lo ocurrido

durante el estado de fuga. Las causas son similares a las de la amnesia disociativa,

pero con algunos factores adicionales.

 

Frecuentemente la fuga ocurre en circunstancias que pueden parecer la simulación

de una enfermedad, con el propósito de evitar responsabilidades, reducir la

exposición a un riesgo conocido o un trabajo peligroso.

 

Muchas fugas parecen representar el cumplimiento de deseos encubiertos,

por ejemplo escapar de un estrés insoportable por el trabajo, un divorcio o la

ruina financiera. Otras fugas están relacionadas con sentimientos de rechazo o

pueden proteger a la persona del suicidio o de impulsos homicidas.

 

Una persona en estado de fuga pierde su identidad habitual, desaparece

de sus lugares de costumbre, deja a su familia y su trabajo. El individuo puede

viajar lejos de casa y comenzar un nuevo trabajo con una nueva identidad sin darse

cuenta de ningún cambio en su vida. La fuga puede durar horas, semanas, meses y

ocasionalmente más tiempo.

 

La persona puede parecer normal. Sin embargo, en algún momento puede

darse cuenta de la amnesia o estar confusa acerca de su identidad, desarrollando

depresión, incomodidad, aflicción, vergüenza, conflicto e impulsos agresivos o suicidas.

 

También puede exprimentar sufrimiento o incluso terror acerca del hecho

de haber permanecido en estado de fuga porque generalmente no recuerda

los acontecimientos que ocurrieron durante ese período.

 

Si la fuga disociativa se repite varias veces se puede sospechar que la persona

padece un trastorno disociativo de la identidad.

 

 

____________________________________________________________________________________

 

 

 

 

Trastorno de identidad disociativo o personalidad múltiple

 

Se caracteriza por la alternancia de más de dos identidades en un solo individuo.

 

La incapacidad de algunas personalidades para recordar (amnesia) se mezcla

con el conocimiento simultáneo de la información por parte sus otras personalidades

coexistentes. Algunas identidades alternas parecen conocerse e interactuar entre sí.

 

Esto es: la personalidad A puede estar consciente de la personalidad B

y saber lo que ésta realiza como si la estuviera observando; la personalidad B

puede ser consciente o no de la personalidad A. Otras personalidades pueden

ser conscientes de A y B, etc.

 

Las identidades alternas se definen como constructos mentales, cada uno

con su patrón de pensamientos, emociones, percepciones y experiencias subjetivas.

 

En algunos casos, encontramos identidades alternas sumamente desarrolladas

con diferencias notables de postura, tono de voz, estado de ánimo, talento, etc.

 

La causa de esta alteración es multifactorial. El excesivo estrés, las experiencias

traumáticas, los abusos físicos y psicológicos, la insuficiente protección y atención en la infancia,

además de la habilidad para separarse de los recuerdos, son las características más frecuentes

en la gente que padece este trastorno.

 

La despersonalización (sentimiento de estar separado de uno mismo)

y la desrealización (experimentar el contexto como irreal), son

percepciones que están presentes en esta enfermedad.

 

Las personas disociadas, frecuentemente escuchan anécdotas que no recuerdan,

descubren objetos propios que no reconocen y a menudo se refieren a sí

mismas como “nosotros”, “él” o “ella”.

 

Típicamente la gente que padece este trastorno, tiene en su historial más

de tres diagnósticos psicológicos o psiquiátricos que no han respondido al tratamiento.

 

El trastorno de identidad disociativo es una situación grave, crónica y potencialmente

invalidante. Quienes lo padecen, son considerados como altamente propensos al suicidio.

 

 

_______________________________________________________________________________________

 

 

 

 

Trastorno de despersonalización

 

El trastorno de despersonalización, se caracteriza por sentimientos persistentes

de estar separado del propio cuerpo o de los procesos mentales. Incluye síntomas de

desrealización (percibir el contexto como irreal).

 

Una persona con un trastorno de despersonalización, se siente como si fuera

un observador de su propia vida. Puede sentirse ella misma y sentir al mundo

como irreal o como un sueño.

 

Regularmente la alteración ocurre después de haber experimentado una

situación que ha puesto la vida en peligro, como un accidente, un asalto,

una lesión o una enfermedad grave.

 

Algunas personas se adaptan al trastorno, otras permanecen inmersas

en una ansiedad y angustia, que les impide concentrarse en el trabajo o en la

rutina de la vida diaria, llegando al grado de volverse inválidas.

 

Los trastornos disociativos pueden atacar tanto a los individuos

con un funcionamiento psicosocial deficiente, como a personas exitosas

profesional y socialmente.

 

_____________________________________________________________________________________

 

 

Psicoterapia

 

No existe un solo tratamiento para los trastornos disociativos debido a

que cada caso es único. Es indispensable que la persona se someta a una

evaluación profesional que incluya la aplicación de pruebas psicológicas especializadas.

 

En términos muy generales, la terapia psicoanalítica y la terapia cognitivo

conductual, ofrecen diversas técnicas que pueden ayudar a que el paciente

alivie o aprenda a manejar sus síntomas.

 

La psicoterapia se orienta a estabilizar el funcionamiento global. Esa es la razón por

la que consideramos necesaria la participación de la familia o de la pareja en

algunas etapas de la psicoterapia.

 

Los procesos terapéuticos de estos trastornos son largos. Requieren casi siempre

de dos sesiones semanales al principio, luego se van haciendo más esporádicas

dependiendo de la reacción del paciente al tratamiento.

 

Generalmente se consigue un buen grado de alivio. La total recuperación ha sido 

posible para muchas personas. Si un trastorno de éste tipo está afectando

tu funcionamiento, es recomendable que busques ayuda profesional.

 

 

¡Contáctanos! Estamos para ayudarte

 

© 2014 Dra. Alia Esquivel Salmán - Psicóloga

456409