Dra. Alia Esquivel Salmán - Psicóloga


 


 

La personalidad, es el conjunto de rasgos de comportamiento,
pensamientos y sentimientos que caracterizan a cada
 individuo y que persisten a lo largo de la vida.

 

____________________________________________________________________________________

 

 

Los trastornos de personalidad son una red compleja de

perturbaciones emocionales, afectivas, motivacionales y sociales,

originados por factores biológicos, psicológicos y sociales.

 

Existe un obstáculo llamado frustración que impide que la personalidad

se desarrolle adecuadamente. Surge cuando no se satisfacen ciertas

necesidades o cuando las metas no han sido alcanzadas.

 

En consecuencia, las personas sufren un desajuste social, inadaptación, 

presión psicológica, ansiedad o tensión.

 

Cada uno enfrentamos los problemas de manera diferente. Unos buscan

la ayuda de los demás, otras asumen que pueden manejar los problemas

por sí mismas, hay quienes minimizan los problemas,

mientras que algunos los exageran.

 

Casi todos probamos diversas formas de resolver problemas, hasta que acertamos.

En cambio, quienes padecen trastornos de personalidad, son tan rígidos que no

pueden adaptarse a la realidad y su capacidad de resolución disminuye.

 

Son propensas a tener problemas en sus relaciones sociales, familiares

y en el trabajo. No son conscientes de que su comportamiento es inapropiado.

Cuando acuden a la psicoterapia, tienden a creer que sus conflictos son causados

por otras personas, por una crisis o por una situación estresante.

 

Para considerar el padecimiento como un trastorno de personalidad,

en cualquiera de sus tipos, existen ciertos criterios generales

que tienen que evaluarse cuidadosamente en una entrevista

psicológica personalizada.

 

A manera de orientación, puedo decirte que si tu comportamiento no va de

acuerdo con las costumbres de tu medio y te provoca conflictos contigo mismo,

con tu trabajo, con tu familia, con tu pareja o con tus relaciones en general, es

conveniente que busques ayuda profesional para someterte a una evaluación.

 

 

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 

reconoce diez trastornos de personalidad.

 

Enseguida explico brevemente cada uno de ellos.

 

 

 

 

 

Personalidad paranoide

 

El paciente paranoide, proyecta sus propios conflictos en los demás.

Son distantes, fríos y tienen una desconfianza generalizada.

Encuentran intenciones malévolas en hechos inocentes.

Sospechan, sin fundamentos, que los demás les quieren

hacer daño y que su pareja les es infiel.

 

Son muy rencorosos, dudan de la lealtad de los demás y

perciben ataques a su persona que otros no ven.

 

La suspicacia de estas personas termina en comportamientos agresivos

y provoca que los demás los rechacen.

 

Frecuentemente intentan acciones legales contra otros.

Aunque suelen trabajar en aislamiento, pueden ser muy eficientes.

La gente que tiene alguna minusvalía, como sordera o ceguera, 

son sumamente vulnerables a desarrollar una personalidad paranoide.

 

 

 

 

 

 

 

Personalidad esquizoide

 

Los sujetos con personalidad esquizoide, son introvertidos,

ensimismados, fríos y distantes. Se muestran absortos

en su mundo y no les agrada la aproximación

de los demás. Sueñan despiertos, hablan

muy poco y prefieren la especulación

a la acción práctica.

 

La fantasía es su manera usual de enfrentar la realidad.

 

Estas personas, tienen un patrón restrictivo para expresar emociones.

No desean ni disfrutan las relaciones personales o familiares.

Por ello, prefieren casi siempre las actividades solitarias.

Tienen poco o ningún interés en las relaciones sexuales.

Disfrutan con pocas o ninguna actividad. No tienen amigos

 íntimos ni personas de confianza y se muestran

indiferentes, tanto al halago como a la crítica.

 

 

 

 

 

 

Personalidad esquizotípica

 

Quienes padecen una personalidad esquizotípica, tienen poca o nula

capacidad para relacionarse, se encuentran social y emocionalmente aislados.

 

Sus ideas son insólitas. Algunos tienen rasgos de pensamiento mágico

como telepatía, superstición, clarividencia o fantasías extrañas

que influyen sobre su comportamiento.

 

Pueden presentar también distorsiones perceptivas como las ideas de referencia.

Estas consisten en la sensación de que ciertos acontecimientos externos

tienen un significado especial. Su pensamiento, comportamiento

y apariencia son raros.

 

Su lenguaje es vago, circunstancial, metafórico o estereotipado.

Su afectividad es inapropiada, carece de amigos íntimos y revela

una excesiva ansiedad social.

 

 

 

 

 

 

Personalidad antisocial

 

Los sujetos con personalidad antisocial, psicópatas o sociópatas,

muestran desprecio y violación de los derechos de los demás.

 

Fracasan en el intento de adaptarse a las normas. Explotan y estafan

a los demás para obtener un beneficio personal o por placer. 

 

Expresan sus conflictos de manera impulsiva, no toleran la frustración,

son hostiles, violentos y agresivos. Constantemente pelean y no saben planear el futuro.

 

Sus relaciones de basan en la deshonestidad y el engaño. Los castigos,

rara vez sirven para modificar positivamente su conducta.

 

Manifiestan una despreocupación imprudente por su seguridad y la de los demás.

Son irresponsables, incapaces de mantener un empleo o hacerse cargo de sus obligaciones.

Una característica peculiar de estos sujetos es, que no muestran remordimiento por sus actos,

sino que racionalizan cínicamente su comportamiento y finalmente señalan a otros.

 

Estas personas, son fácilmente atraídas por el alcohol, las toxicomanías y la promiscuidad.

Con frecuencia tienen una historia familiar de comportamiento antisocial, abuso de sustancias,

divorcio y violencia. La mayoría de los pacientes que acuden a terapia para tratar

este trastorno, manifiestan que fueron descuidados emocionalmente

y sufrieron maltrato en su infancia.

 

 

 

 

 

 

Personalidad limite o Borderline

 

La personalidad límite, se caracteriza por un patrón general de inestabilidad

en el comportamiento, en el humor, en la impulsividad y en las relaciones

interpersonales, que generalmente son tormentosas.

 

Estas personas padecen sentimientos crónicos de vacío y dificultades

importantes para controlar la ira. Se sienten merecedoras de cuidados y

se perturban ante situaciones estresantes.

 

Se esfuerzan frenéticamente para evitar un abandono real o imaginario.

Actúan impulsivamente en gastos, sexo, adicciones, conducción temeraria o atracones.

Cuando se sienten cuidadas, se muestran necesitadas de ayuda por padecer depresión,

toxicomanías u otras alteraciones. Cuando temen que les van a abandonar,

su humor cambia radicalmente a una cólera inapropiada e intensa.

 

A veces, estas personas pierden el contacto con la realidad y pueden

tener episodios breves de psicosis, paranoia o alucinaciones.

Estos pacientes son vistos constantemente por los médicos, debido

a que buscan incesantemente que alguien se haga cargo de ellos.

 

 

 

 

 

Personalidad histriónica (histérica)

 

Las personas con este trastorno, buscan de un modo notable llamar

la atención y se comportan teatralmente, con excesiva emotividad.

 

No se sienten cómodos si no son el centro de atención. Sus maneras,

vivamente expresivas, les permiten establecer relaciones fácilmente,

aunque de una manera superficial. Cambian súbitamente de actitud.

 

Se expresión es infantil, dramatizada, exagerada e ideada para

provocar la simpatía y atención de los demás.

 

Utilizan su aspecto físico para hacerse notar y erotizan las relaciones no eróticas.

Puede que no esté buscando una relación sexual, sino que su conducta provocativa

y seductora en realidad encubre una fuerte necesidad de recibir atención y afecto.

 

Tienen una forma de hablar muy subjetiva, son fácilmente influenciables y

consideran sus relaciones más estrechas de lo que son. Algunas personalidades

histriónicas también son hipocondríacas y exageran sus problemas

físicos para conseguir la atención que necesitan.

 

 

 


 

 

 

Personalidad narcisista

 

Los individuos con una personalidad narcisista, tienen un sentido de

superioridad y una creencia exagerada de su propio valor o importancia.

Su patrón general es de grandiosidad, tanto en la imaginación como en el comportamiento.

 

Tiende a exagerar sus capacidades y espera ser reconocido como superior

aún sin tener logros. Se preocupa por sus fantasías de éxito, poder, belleza o amor

imaginarios. Tienen una gran necesidad de admiración y carecen de empatía.

 

Son extremadamente sensibles, ante un fracaso o una crítica se vuelven

rabiosos o deprimidos. Estos individuos creen que son admirables, especiales

y únicos, que merecen que sus necesidades sean satisfechas sin demora. 

 

Son muy pretenciosos y explotadores. Envidia a muchos y piensa que los demás

lo envidian a él. La arrogancia y la soberbia son sus características más visibles.

 

 

 

 

 

 

Personalidad fóbica o evitativa

 

Presentan un patrón general de inhibición social y sentimientos de inferioridad. 

Son hipersensibles al rechazo y a la crítica.

 

Evitan trabajos o actividades que impliquen un contacto

interpersonal debido a su temor a la desaprobación.

 

No se involucran con la gente si no están seguros de que van a agradar.

Con frecuencia se reprimen a las relaciones íntimas por miedo a ser

avergonzados o ridiculizados.

 

Les preocupa la posibilidad de fracasar socialmente. No les gustan las

situaciones nuevas por miedo a decepcionar a los demás.

Se perciben a sí mismos como ineptos, poco interesantes o disminuidos.

Nunca corren riesgos ni se implican en actividades que pueden ser comprometedoras.

 

Estas personas tienen un fuerte deseo de recibir afecto y de ser aceptadas.

Sufren abiertamente por su aislamiento y falta de habilidad para relacionarse.

Regularmente quienes padecen este trastorno se presentan tímidos y retraídos.

 

 

 

 

 

Personalidad dependiente

 

Las persona dependiente transfiere las decisiones y las responsabilidades a otros.

Tiene una necesidad general y excesiva de que se ocupen de su persona, lo cual

ocasiona una conducta sumisa, insegura y un temor de separación.

 

No tiene confianza en sí mismo, necesita que otros asuman la responsabilidad

de su vida. Se queja de que no sabe qué hacer o cómo hacerlo.

Se le dificulta expresar un desacuerdo, iniciar proyectos

o hacer las cosas a su manera.

 

Puede ir demasiado lejos llevado por su deseo de lograr protección y

apoyo de los demás. Se siente incómodo o desamparado cuando está solo.

Cuando termina una relación importante, busca urgentemente otra. Vive preocupado

por el miedo a que le abandonen y tenga que cuidar de sí mismo.

 

Algunos adultos con enfermedades prolongadas desarrollan personalidades dependientes.

 

 

 

 


 

 

Personalidad obsesivo-compulsiva

 

Los individuos con personalidad obsesivo-compulsiva son formales, fiables,

ordenados y metódicos, pero no pueden adaptarse a los cambios.

 

Son cautos y analizan todos los aspectos de un problema, lo que dificulta la toma

de decisiones. Toman sus responsabilidades con tanta seriedad, que no toleran

errores y prestan tanta atención a los detalles, las normas, las listas, el

orden y la organización, que no pueden llegar a completar las tareas.

 

Sus responsabilidades les crean ansiedad y raramente encuentran

satisfacción con sus logros. Estas personas llegan a ser grandes personalidades

en las ciencias y otros campos intelectuales, en donde el orden y la atención a los

detalles son fundamentales. Sin embargo, pueden sentirse incómodas situaciones que

no pueden controlar. Les estresa de manera importante lo impredecible.

 

Este trastorno engloba un patrón general de preocupación por el orden,

el perfeccionismo y el control. Se exige demasiado a sí mismo.

Se dedicación al trabajo y a la productividad son descomunales.

Tiene mínimas actividades de ocio y pocas amistades.

 

Suelen ser tercos, escrupulosos, inflexibles e incapaces de tirar

objetos inútiles aún cuando no tienen un valor sentimental.

Se resiste a delegar tareas a otros.

 

Sus características más evidentes son su rigidez, obstinación y avaricia,

ya que escatima mucho en los gastos.

 

 

El trastorno de personalidad múltiple se encuentra en el apartado de trastornos disociativos.

 

 

Todas las características mencionadas son meramente orientativas

y no constituyen una prescripción. Solo un profesional puede establecer 

el diagnóstico de un trastorno de personalidad.

 

_______________________________________________________________________________

 

 

Psicoterapia

 

La entrevista clínica, la bateria de puebas psicológicas especializadas 

y la observación del comportamiento del individuo, son las herramientas con que

llevamos a cabo el proceso de evaluación psicodinámica.

 

Luego de realizar la evaluación, se elabora el diagnóstico y posteriormente

el tratamiento acorde a las circunstancias del caso y a las necesidades del paciente.

 

La psicoterapia se basa fundamentalmente en la conversación privada y

personalizada entre el paciente y la psicóloga.

 

Si piensas que algunos rasgos de tu personalidad te están afectando en una o varias

actividades de tu vida, es conveniente que busques ayuda profesional.

 

 

 

 

¡Contáctanos! Estamos para servirte

 

 

© 2014 Dra. Alia Esquivel Salmán - Psicóloga

627318