Dra. Alia Esquivel Salmán - Psicóloga


 


 

 

Los trastornos de la eliminación, se caracterizan por la emisión de orina o heces

en lugares inapropiados, ya sea voluntaria o involuntariamente.

 

__________________________________________________________________________

 

 

 

 

 

 

 

Control de esfínteres

 

El esfínter es un músculo con que se abre y se cierra el orificio de una cavidad del cuerpo,

como la vejiga o el ano, para dar salida o retener los deshechos orgánicos.

 

Cuando existe una disfunción en éste músculo hablamos de un problema de control de esfínteres.

 

Existen cuadros en que las personas que en algún momento podían

controlar esfínteres dejan de hacerlo.

 

 

Si la persona es mayor de 4 o 5 años, con un desarrollo evolutivo que

le permite controlar esfínteres, y no se detecta una causa orgánica que justifique

el descontrol, su puede sospechar de un trastorno fecal (encopresis) o urinario (enuresis).

 

 

Si se trata de adultos con problemas para controlar las evacuaciones

fecales y urinarias, estamos hablamos de incontinencia.

 

 

 

Las causas de los trastornos de la eliminación pueden ser orgánicas, psicológicas o ambas.

 

 

 

 

Encopresis

 

Este padecimiento se caracteriza por la deposición de heces en lugares inadecuados,

ya sea voluntaria o involuntariamente. Se puede diagnosticar como trastorno solo 

cuando la persona que lo sufre es mayor de cuatro años de edad.

 

En el aspecto fisiológico, la encopresis se asocia con el estreñimiento.

Puede tratarse de un caso de megavejiga (capacidad aumentada de la vejiga) 

o de megacolon (alteración del colon).

 

En estos casos los pequeños presentan dolores de estómago,

fisuras anales, estreñimiento crónico, manchas en la ropa y

pasan largos períodos de tiempo sentados en la taza del baño.

 

Los factores psicológicos que influyen en el desarrollo de la encopresis,

radican en la enseñanza inadecuada, forzada o perfeccionista de los

hábitos de higiene, o a la existencia de ciertos acontecimientos

estresantes o traumatizantes. 

 

Generalmente, quienes padecen encopresis sienten vergüenza, turbación

y baja autoestima. Se esconden física y emocionalmente debido a que les da

mucho miedo ser descubiertos o acusados por sus padres y hermanos.

 

 

 

 

 

Enuresis

 

Se manifiesta por la emisión de orina en la cama o en la ropa, por una

persona mayor de cinco años de edad que no presenta problemas

fisiológicos que justifiquen la disfunción.

 

Algunas veces el síntoma puede reflejar una limitación evolutiva o dificultades de control.

En otros casos, las personas que antes funcionaban adecuadamente, presentan una regresión.

 

En el aspecto fisiológico, puede ser que el paciente tenga una disfunción

de la vejiga o músculos débiles.

 

En el aspecto psicológico, influyen factores como la capacidad individual,

el desarrollo evolutivo y las interacciones entre el niño y su entorno.

 

Muchos pacientes con enuresis presentan alteraciones emocionales y 

conductuales, traumas o crisis por eventos estresantes.

 

Las causas más frecuentes de este trastorno son:

el nacimiento de los hermanos, los traslados, la violencia

y la ausencia del padre o la madre.

 

La enuresis, a cualquier edad, puede producir ira y turbación.

Pueden brotar sentimientos de vergüenza y baja autoestima.

 

 

 

 

 

 

Incontinencia

 

La incontinencia es la incapacidad de impedir que la orina o las heces se escapen.

 

Algunas causas de este trastorno pueden ser:

enfermedades que limitan los movimientos, infecciones en la vejiga o en la vagina,

o bien el debilitamiento de los músculos que dejan que la orina escape cuando

la persona tose, ríe, estornuda o hace ciertos movimientos.

 

Las causas de la incontinencia pueden ser fisiológicas o psicológicas.

 

Los factores fisiológicos pueden ser: problemas anatómicos, obstrucción,

padecimientos neurológicos o cerebrales, trastornos musculares y otras enfermedades.

 

Los factores psicológicos pueden ser problemas emocionales, alteración

del estado anímico, depresión mayor, ansiedad, etc.

 

__________________________________________________________________________________

 

 

 

Psicoterapia

 

Cuando no existen causas fisiológicas, entonces podemos pensar que

el trastorno de eliminación se debe a un problema psicológico.

 

La psicoterapia incluye una valoración completa.

Se revisa la posible asociación del trastorno de eliminación con otras perturbaciones.

También se detecta si el síntoma es una reacción a ciertos problemas familiares.

 

El apoyo de los padres es importante en la intervención terapéutica,

para que junto con el paciente aprendan a manejar las tensiones y los sentimientos.

 

Una intervención psicológica a tiempo, puede ayudar a que las personas

resuelvan los trastornos de eliminación.

 

 

¡Contáctanos! Estamos para ayudarte

 

 

© 2014 Dra. Alia Esquivel Salmán - Psicóloga

479152